palabraypoesiarfdez

Artículos literarios y poesía

TEMORES NOCTURNOS

12 comentarios

TEMORES NOCTURNOS

Fin del crepúsculo, oscuridad
Aparente quietud
Inquieta paz

En las cuerdas del viento
La diosa de la noche cuelga
Ululantes sonidos muy lejanos

Roncos ecos de fondo
Ruidos imprecisos, sones vagos

Al toque de diana de los gatos
Cárabos y lechuzas desperezan
Sus silenciosas alas

Encienden las linternas de sus ojos
Y aprestan el acero de sus garras
Para salir de caza

Los duendes de la noche
Los ojos que no duermen ni descansan
Nos causan un temor desconocido

Lo mismo que la noche y sus sonidos
Nos asustan de un modo irracional
Por más que nos tapemos los oídos

R.F.

Autor: palabraypoesiarfdez

Disfruto buscando la belleza en la poesía, la literatura, la música y la Naturaleza.

12 pensamientos en “TEMORES NOCTURNOS

  1. Muy bonito Ramón.
    Me recuerda un poco a los sueños de una noche de verano, con los duendes, los gatos y las lechuzas y todo ese misterio que le rodea. Aunque por el ulular del viento, más bien sería el sueño en otoño o en pleno invierno…
    ¡Bravo!

    Un abrazo

  2. ¡Precioso poema Ramón! Yo tiendo a sentirme más viva por la noche, no sé si porque estamos en alerta o si porque prescindimos casi totalmente de nuestros sentido más cotidiano (la vista) pero se decuplan los demás sentidos. No se huele ni olfatea igual de noche que de día, no se oye o escucha… Todo un viaje a la esencia… Un abrazo

    • Hola, Hélène, gracias por leer y comentar.
      Está claro que cada uno tiene su experiencia de la noche y aún más en las grandes ciudades, donde buscamos algo diferente, lo que no tiene el día, con sus connotaciones de libertad y desinhibición, sumamente atractivas; yo hago referencia a una noche algo más primigenia, la noche que se pasa en el campo, al abrigo de las estrellas, que tengo en mis recuerdos de pequeño en el pueblo, que, claro que es excitante, !cómo se van a olvidar la experiencia de ver una estrella fugaz que cruza todo el firmamento, o de otra que se divide en dos, o de la posibilidad remota de que aparezca un lobo de verdad!, pero que a mí me infundía cierto miedo, porque nuestros sentidos, a lo largo de tantos años, han sido acaparados por el día, y nos dejan con cierta indefensión en la noche, si nos comparamos con muchos otros animales.

      Un abrazo

  3. Buenos días Ramón. De nuevo nos acercas con tu arte poético a la naturaleza y, aunque sea en la noche, avanzamos seguros hacia la belleza. Gracias.
    Un abrazo.

  4. Como siempre es un placer leerte. Gracias por compartir tanta belleza.

  5. …la noche me cobija, su manto azul enciende mis lecturas, no le temo, duendes, brujas, hadas, wicca, están allí, salvaguardando la oscuridad que tememos…bello poema, un bsss silencioso amigo 🙂

    • Gracias por leer.
      En tu blog, lleno de embrujo y fantasía, y de una belleza plastica y una sensualidad increíbles, la noche es esencial, en ella deben concitarse hadas, duendes y filtros de amor, como tan bien lo haces. Como comentaba a Hélène, yo hablo de recuerdos lejanos de algunas noches al raso en medio del campo, con poquitos años, y de esa sensación de indefensión ante lo desconocido, que me daba miedo.
      Un abrazo
      Ramón

  6. Muy bella poesia!
    La noche tiene su luz, tambien. Hay mariposas nocturnas volando por ahi
    =)

    • Gracias, Gabi. Claro que tiene su luz, y sus encantos y sus misterios, y la luna, y las estrellas, y luciérnagas, y mariposas, pero…… aun así nos sobrecoge, nos hace pequeños, o, a mí me lo parece.
      Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s