palabraypoesiarfdez

Artículos literarios y poesía

FÉLIX AMIGO, EN EL RECUERDO

9 comentarios

FÉLIX AMIGO, EN EL RECUERDO

 

Terció en medio de aquella niñez regida por tradiciones y costumbres  ancestrales un maravilloso personaje, Félix Rodríguez de la Fuente, que, primero nos deslumbraba hasta quedarnos extasiados con las imágenes de sus programas y poco a poco iba cambiando nuestra concepción tan primaria de la Naturaleza. Cómo atreverse a matar a un pollo de halcón, de cernícalo, de mochuelo, después de ver esas maravillas. Y así, poco a poco, fue penetrando en nosotros el sentimiento de respeto a la Naturaleza al ver que todo tenía su papel y todos eran importantes, y del conjunto armonioso de todos ellos resultaba una sinfonía de vida y de color irrepetible que merecía la pena escuchar y disfrutar, meterse dentro de ella en vez de destrozarla. Aquellos programas de fauna eran esperados durante toda la semana con expectación y marcarían de por vida nuestra forma de acercarnos  al entorno natural que nos rodeaba con una mirada nueva y una curiosidad sin límites.

Los misterios naturales que se desvelaban ante nuestros ojos, en los que nos inmiscuíamos de manera activa mediante la observación directa nos prodigaron satisfacciones enormes de las que hoy seguimos disfrutando después de tantos años.

El primer animalillo  que crié, y  que me acompañaba allá donde yo fuera, fue un gorrión chillón, que aquí llamamos ciria; después vino un cernícalo al que llamé Berenguela, como uno de los halcones de Félix; luego un precioso alcotán, manso como una paloma. Todas estas actividades, desgraciadamente fueron al traste cuando tuve  que ir al colegio. No obstante, como tenía el gusanillo dentro, me adapté a los bichos que podía criar allí, más pequeños y discretos, las orugas de las mariposas. Además, siempre  quedaban las vacaciones. Es cierto que tenía menos tiempo para la observación directa, pero más para leer, de modo que pude deleitarme con la Cetrería de Félix así como con otros muchos  libros de Delibes, paisano de Valladolid, que además de literatura inmejorable y riquísimo lenguaje de campo, describe unos lances memorables de caza mientras despliega su enorme acerbo de conocimientos de Naturaleza y de costumbres añejas de lo más sabrosas. Con estas lecturas llené muchas horas de tranquilas delicias en el colegio de los pavonianos, entre el barrio de San Pedro Regalado y la parroquia del Carmen Extramuros, contigua al cementerio de Valladolid.

En  recuerdo de su muerte el 14 de Marzo de 1980,  unos versos  a este mítico animal que él amó con locura.

 

LOBA MADRE

 

 

Ya no se oyen aullidos

En las loberas

De la solana

 

Ya no cantan a coro

Los cachorritos

En la alborada

 

Ya no juegan los lobos

Con los pequeños

De la manada

 

Se han quedado sin madre

Sin leche tibia

Sin sus caricias

 

Los pequeños lobeznos

Con ojos tristes

En vano esperan

 

Los dulces lametones

Como regalo

De bienvenida

 

Era  su madre loba

La loba jefa

Loba señera

 

La loba despiadada

Loba de muerte

Loba de sangre

 

La loba de los sueños

La de los niños

La de sus miedos

 

 

Con cepos y escopetas

Tras larga espera

La han dado caza

 

Era también la loba

De las caricias

De los cuidados

De la ternura

De las entrañas

De los amores

 

Que yo lo he visto

En sus pobres cachorros

Con ojos tristes

 

Ramón

Autor: palabraypoesiarfdez

Disfruto buscando la belleza en la poesía, la literatura, la música y la Naturaleza.

9 pensamientos en “FÉLIX AMIGO, EN EL RECUERDO

  1. Muy hermoso Ramón, me gusta mucho.
    Que gran homenaje has hecho,
    Yo no lo conozco, me aplicaré a leer sobre él y su poesía.
    Gracias por este regalo
    Un saludo y abrazos

    • Gracias, Esperanza. Fue un personaje entrañable de mi niñez, un documentalista de la naturaleza que con sus imágenes y palabras nos enseñó a amarla a muchos de mi generación. Un abrazo

  2. Ramón, leo y releo por estos días a Federico García Lorca, pero te encuentro en sus palabras que van mas allá porque estás en mi tiempo. Amo esa economía y precisión de tu lenguaje, esa levedad que lleva….saludo.

  3. Excelente entrada, Ramón. Has recordado hoy a dos grandes comunicadores y amantes de la naturaleza, así que mi agradecimiento y felicitación. Bonito poema.
    Un fuerte abrazo.

  4. Tu poema me ha traído a la memoria un romance anónimo recogido por Menéndez Pidal en su “Flor Nueva de Romances Viejos”. Ese poema formaba parte de una antología literaria que leíamos (o al menos yo leía) en la escuela.
    Te dejo el enlace: http://www.poesi.as/roman001.htm

    • Hola, Antonio, me hace pensar que coincidimos más o menos en el tiempo y en esas escuelas de los pueblos castellanos, pues a mí me hicieron aprender de memoria este romance, !qué tiempos tan distintos!, creo que aún más distintos que lejanos.
      Un abrazo

      • Supongo que somos de la misma quinta más o menos. Tus textos, sobre todo los que dedicas a tus recuerdos (a tu abuelo, a los juegos, a la vida en el pueblo…), me resultan sumamente familiares. Aunque vivo en Sevilla, procedo también de un medio rural, en mi caso andaluz.
        En cuanto a esos tiempos, siguen viviendo en nosotros y en lo que escribimos. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s