palabraypoesiarfdez

Artículos literarios y poesía

9 pensamientos en “SIN NOMBRE

  1. Realmente hermoso…corto y conciso…

    Un fuerte abrazo

  2. Mis saludos con felicitación incluida por tus poesías, Ramón.
    Muchas gracias.
    Un abrazo.

  3. Mi primer seudónimo fue: una flor sin nombre. Me gusta tu poema, Ramón.

  4. Hola Ramón!
    Que significa miserere?
    Me parece muy profundo
    Lo que escribes,
    Siempre es un gusto leerte

    • Hola, Esperanza. Miserere es la primera palabra de un salmo de arrepentimiento del Rey David, después de su gran pecado, pues hizo matar a su guerrero Urías con engaño, para quedarse con su mujer Betsabé, que luego sería la madre del rey Salomón. El profeta Natán le acusa y él reconoce su pecado y se arrepiente de él. Este salmo se canta en Semana Santa, pero yo lo he traído al poema porque se cantaba, y se canta en los funerales, pidiendo a Dios clemencia para el difunto, en referencia a los miles de fallecidos en el mar Mediterráneo, gigantesco funeral, mar de sangre, dolor e injusticia para refugiados que huyen de la guerra, o para emigrantes que huyen del hambre y son engañados y explotados antes, durante, y después del viaje de sombra y muerte que les espera. Y el título, SIN NOMBRE es porque aún no hay palabra en el diccionario que pueda describir esta realidad.
      SALMO 51

      1 Del maestro de coro. Salmo de David.

      2 Cuando el profeta Natán lo visitó, después
      que aquel se había unido a Betsabé.
      3 ¡Ten piedad de mí, oh Dios, por tu bondad,

      por tu gran compasión, borra mis faltas!

      4 ¡Lávame totalmente de mi culpa

      y purifícame de mi pecado!

      5 Porque yo reconozco mis faltas

      y mi pecado está siempre ante mí.

      6 Contra ti, contra ti solo pequé

      e hice lo que es malo a tus ojos.

      Por eso, será justa tu sentencia

      y tu juicio será irreprochable;

      7 yo soy culpable desde que nací;

      pecador me concibió mi madre.

      8 Tú amas la sinceridad del corazón

      y me enseñas la sabiduría en mi interior.

      9 Purifícame con el hisopo y quedaré limpio;

      lávame, y quedaré más blanco que la nieve.

      10 Anúnciame el gozo y la alegría:

      que se alegren los huesos quebrantados.

      11 Aparta tu vista de mis pecados

      y borra todas mis culpas.

      12 Crea en mí, Dios mío, un corazón puro,

      y renueva la firmeza de mi espíritu.

      13 No me arrojes lejos de tu presencia

      ni retires de mí tu santo espíritu.

      14 Devuélveme la alegría de tu salvación,

      que tu espíritu generoso me sostenga:

      15 yo enseñaré tu camino a los impíos

      y los pecadores volverán a ti.

      16 ¡Líbrame de la muerte, Dios, salvador mío,

      y mi lengua anunciará tu justicia!

      17 Abre mis labios, Señor,

      y mi boca proclamará tu alabanza.

      18 Los sacrificios no te satisfacen;

      si ofrezco un holocausto, no lo aceptas:

      19 mi sacrificio es un espíritu contrito,

      tú no desprecias el corazón contrito y humillado.

      20 Trata bien a Sión por tu bondad;

      reconstruye los muros de Jerusalén,

      21 Entonces aceptarás los sacrificios rituales

      –las oblaciones y los holocaustos–

      y se ofrecerán novillos en tu altar.

      Un abrazo

      • Muy bonito Salmo, sí lo he leído, y es realmente hermosa la actitud de David, al darse cuenta dé su falta.
        Por eso las palabras del Salmo.
        Gracias por la explicación
        Te mando un saludo Ramón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s