palabraypoesiarfdez

Artículos literarios y poesía


5 comentarios

ÍNDIGO, AÑIL, AZUL

la-gata-sobre-el-tejado-de-zinc-caliente-7

Con la reposición de esta entrada me tomo un descanso en el blog hasta Navidad. Es tiempo de reflexión y  de organizar un poco  el escritorio.

ÍNDIGO, AÑIL, AZUL

 

Índigo, añil, azul,

¿De qué color me miras?

¿Acaso violeta, como gata de cinc?

Me da miedo subir a tu tejado;

Yo sé que no eres mala

Pero temo el ardor de tus caricias

Tus uñas afiladas

Que me clavas, jugando

En mis viejas heridas

No curadas

 

R.F.

 


10 comentarios

MARIPOSAS DE LUZ

 

Mariposas de luz-imagen tomada de internet

Mariposas de luz-imagen tomada de internet

MARIPOSAS DE LUZ

No te contaré sueños torcidos

De música inquietante,

De alacranes de Luna.

Reposa tu cabeza en esta nube blanca

Que acaricia tu piel,

Te mecerá la brisa silenciosa.

Cierra los ojos,

En el fondo oscuro de tus pupilas,

Ocultos,

Brillan dos universos de colores.

Abre tus manos,

Relajadas

Y libera hacia el azul del cielo

Mariposas de luz

Y cálidas caricias

R.F.


8 comentarios

QUÉ SOY

nachtlicher wald, weg durch den wald, mond, madchen, kind, zeichnung 173184

Imagen tomada de internet

¿QUÉ SOY?

 

 

¿Dónde habita mi tiempo?

¿Dónde está mi memoria?

 

Dosel deshabitado en isla solitaria,

Enramada entre nubes de adormideras blancas,

Selva selvaggia de inmortal oscuro.

 

Sonidos sin lenguaje,

Ojos inquisitivos sin mirada,

Belicoso silencio entrometido,

Miedo sin faz, sombrío,

Esfinge misteriosa,

Crisálida inmortal,

Escaparate triste, inanimado,

Maniquí de cristal.

 

Mi cerebro, placenta performance,

Mis ideas, cordón umbilical, roto en tajante herida,

Sueños de sangre tibia, que brota silenciosa

De veneros profundos no curados.

 

Archivo mi conciencia en carteleras

De inocencia virtual,

Secuencia hebdomadaria

Donde mi alma resiste al micrótomo

Chirriando la cuchilla de diamante.

¡Soberbia de la ciencia!

A Dios gracias, mi alma, no se deja cortar

 

 

R.F.

 

 


9 comentarios

RETO TERCER DÍA

RETO TERCER  DÍA

 

FRASE

 

“soli eravamo e sanza alcun sospetto.  CANTO V –DANTE-DIVINA COMEDIA

“estábamos solos y, sin sospecharlo…”

 

Aprovecho para copiar  el fragmento del Canto donde está enmarcada esta frase. Lo transcribo en italiano porque es pura música, y al lado la traducción de Angel Crespo. Copio  también algunas anotaciones de Borges en  sus “Ensayos dantescos” y en  “Siete noches” la primera de ellas sobre  “La Divina Comedia” de sus Obras Completas.

Cuando llegamos al Canto V, Dante ha llegado a su gran descubrimiento: la posibilidad de un diálogo entre él, de la mano de su maestro Virgilio, y  las almas de los muertos ,  que los sentirá y los juzgará a  su modo. No, no los juzgará: él sabe que no es el Juez, que el Juez es el Otro, un tercer interlocutor, la Divinidad.

Pues bien, ahí están Homero, Platón, otros grandes hombres ilustres. Pero Dante ve a dos que él no conoce, menos ilustres, y que pertenecen al mundo contemporáneo: Paolo y Francesca. Sabe cómo han muerto ambos adúlteros, los llama y ellos acuden. Dante nos dice: “Cuali colombe dal disio chiamate”. Estamos ante dos réprobos y Dante, con infinita ternura, los compara con dos palomas llamadas por el deseo, porque la sensualidad tiene que estar en lo esencial de la escena. Se acercan a él y Francesca, que es la única que habla (Paolo, presa del llanto no puede hacerlo), le agradece que los haya llamado y le dice estas palabras patéticas: “Se fosse amico il Re dell´universo/ noi  pregheremmo lui per la tua pace” (si fuese amigo el Rey del Universo, le rogaríamos por tu paz), ya que tu te apiadas de nuestros males; están en el Infierno, pero conservan el buen corazón.

…. A Dante no le interesa cómo fueron descubiertos y ajusticiados: le interesa algo más íntimo, y es saber cómo supieron que estaban enamorados, cómo se enamoraron, cómo llegó el tiempo de los dulces suspiros. Dos personas que descubren que están enamoradas y que no lo sabían. Es lo que Dante quiere  saber, y quiere que Francesca le cuente cómo ocurrió. Ella le refiere que leían un día, para deleitarse, sobre Lancelote y cómo lo aquejaba el amor. Estaban solos y no sospechaban nada. ¿Qué es lo que no sospechaban? No sospechaban que estaban enamorados. Y estaban leyendo una historia de La Matiere de Bretagne, uno de esos libros que imaginaron los britanos en Francia después de la invasión sajona. Esos libros que alimentaron la locura de Alonso Quijano y que revelaron su amor culpable a Paolo y Francesca. Pues bien, Francesca declara que, a veces se ruborizaban, pero que hubo un momento, “quando leggemmo il disiato riso” (cuando leímos la deseada sonrisa) en que fue besada por tal fogoso amante; este que no se separará nunca de mí, la boca me besó “tutto tremante”

Hay algo que no dice Dante, que se siente a lo largo de todo el episodio y que quizás le da su virtud. Con infinita piedad, Dante nos refiere el destino de los dos amantes y sentimos que él envidia ese destino. Paolo y Francesca están en el infierno, él se salvará, pero ellos se han querido y él no ha logrado el amor de la mujer que ama, Beatriz.  En cambio, esos dos réprobos están juntos, no pueden hablarse, giran en el negro remolino sin ninguna esperanza, pero están juntos. Cuando ella habla usa el “nosotros”: habla por los dos, otra forma de estar juntos. Están juntos para la eternidad, comparten el Infierno, y eso para Dante tiene que haber sido una suerte de Paraíso.

Sabemos que está muy emocionado. Luego cae como un cuerpo muerto, “e caddi come corpo morto cade”, es tan expresivo, tan espectacular que  casi le sentimos caer y rebotar en el suelo.

 

 

 

……………/………….

Yo comencé: Poeta, con sinceros                    I´cominciai: “Poeta, volentieri

Deseos a esos dos hablar quisiera                   parlerei a quei due che´nsieme vanno,

Que parecen al viento tan ligeros.                  E paion sí al vento esser leggieri”.

 

Y él: “ A que estén más próximos espera       Ed elli a me: “Vedrai quando  saranno

Y en nombre del amor que así los guía           piu presto a noi; e tu allor li priega

Llámalos, que vendrán a nuestra vera”          per quello amor che i mena, ed ei verranno”.

 

Cuando el viento ya cerca los traía                Sí tosto come il vento a noi li piega

Moví la voz: “Oh almas afanadas,                   mossi la voce: O anime affannante,

Venid a hablarnos, si otro no os desvía”       venite a noi parlar, s´altre non niega.

 

Como palomas del deseo llamadas               Quali colombe dal disio chiamate,

Que, alta el ala y parada, al dulce nido         con l´ali álzate e ferme al dolce nido

Caer se dejan por amor llevadas,                   vegnon per l´aere dal volver pórtate;

…………………../…………………..

Amor, que en nobles corazones prende      Amor, ch´al cor gentil ratto s´apprende,

A este obligó a que amase a la persona       prese costui de la bella persona

Que perdí de manera que aún me ofende.       Che mi fu tolta; e  ´l modo ancor m´offende.

 

Amor, que a nadie amado amar perdona,         Amor, ch´a nullo amato amar perdona,

Por él infundió en mí placer tan fuerte              mi prese del costui piacer dí forte,

Que, como ves, ya nunca me abandona.           Che, come vedi, ancor non m´abbandona.

……………../……………

A ellas después encaminé mi acento                 Poi mi rivolsi a loro i parla´io,

Y comencé: ”Francesca, tus torturas                  e cominciai: Francesca, i tuoi martiri

Me hacen llorar con triste sentimiento.             A la grimar mi fanno tristo e pio.

 

Mas dí: en el tiempo aquel de las venturas        Ma dimmi: al tempo d´i dolci sospiri,

¿cómo y por qué te concedió el amor                a che e come concedette Amore

conocer las pasiones aún oscuras?                     Che conoceste i dubbiosi disiri.

 

Y ella me dijo: “No hay dolor mayor                   E quella a me: Nessun maggior dolore

Que recordar el tiempo de la dicha                    che ricordarsi del tempo felice

En desgracia; y lo sabe tu doctor.                        Ne la miseria; e cio sa ´l tuo dottore.

 

Pero si de este amor y esta desdicha                 Ma s´a conocer la prima radice       

Conocer quieres la raíz primera                          del nostro amor tu hai cotanto affetto,

Con palabras y llanto será dicha.                        Dirò come colui che piange e dice.

 

Cómo el amor a Lanzarote hiriera,                     Noi leggiavamo un giorno per diletto

Por deleite, leíamos un día;                                 di Lancialotto come amor lo strinse:

Soledad sin sospechas la nuestra era.               Soli eravamo e sanza alcun sospetto.

 

Palidecimos, y nos suspendía                             Per piu fíate li occhi ci sospinse

Nuestra lectura, a veces, la mirada;                quella lettura, e scolorocci il viso,

Y un pasaje, por fin, nos vencería.                   Ma solo un punto fu quel che ci vinse.

 

Al leer que la risa deseada                                Quando leggemmo il disiato riso

Besada fue por el fogoso amante,                   esser baciato da cotanto amante,

Este, de quien jamás seré apartada,               questi, che mai da me non fia diviso,

 

La boca me besó todo anhelante.                    La bocca mi baciò tutto tremante.

Galeoto fue el libro y quien lo hiciera:            Galeotto fu il libro e chi lo scrisse:

No leímos ya más desde ese instante.            Quel giorno piú non vi leggemmo  avante.

 

Mientras un alma hablaba, la otra era           Mentre che l´uno spirto questo disse,

Presa del llanto; entonces, apiadado,            l´altro piangea, sí che di pietade

Lo mismo me sentí que si muriera;                io venni men cosí com´io morisse;

 

Y caí como un cuerpo inanimado.                  E caddi come corpo morto cade.

 

 

R.F.