palabraypoesiarfdez

Artículos literarios y poesía


14 comentarios

SOMBRAS ANIMADAS

Juan Luis Arsuaga, seguramente con su cráneo Nº 5, el más famoso y perfectamente conservado del mundo

 

 

 

Pinturas rupestres-internet

 


 

 

SOMBRAS ANIMADAS

 

Altamira,

Más  lejos,  Atapuerca;

 

Fantasía entre brumas.

 

Se decantan en largas duraciones

Los posos de nuestras esencias

En hojas infinitas

Del libro más bello,

Del libro de la Tierra y de la vida

 

¡Eureka!

 

Encontramos algunas, casualmente;

Las  vamos abriendo con unción,

Con respeto, casi con miedo,

No en vano profanamos

Su recato y silencio,

Y quedamos absortos al mirarlas

Y admirarlas

Desde fuera del tiempo.

 

En el telón de piedra de la caverna protectora

Se mueven, juegan, aman, bailan, lloran,  duermen,

En el juego de la vida y del amor,

 Las sombras animadas que despiertan

Al son de  la música hipnótica del crepitar del fuego.

 

Ramón Fernández


8 comentarios

ALBRICIAS

ALBRICIAS
Andanadas incontables

Desde galaxias y estrellas,

Gigantescas explosiones

De supernovas gigantes

Caos inncierto y cierto

Que apuntaba a la vida.

 

Fueron miles de flechas
De todos los tamaños
Y no todas llegaron
Pero las que llegaron
Hicieron unos ojos
Para ver los colores
Creados a lo largo
De las inmensidades
Hicieron los oídos
Para sentir sonidos
Nunca antes escuchados
Nos hicieron la boca
Para comer las viandas
Del Jardín del Edén
Que sustentan la vida
Del que también comimos
Manzanas prohibidas
Olfato para oler hasta embriagarnos
Con los aromas dulces
De frescas primaveras
Con los densos aromas
De largos estiajes
Con los aromas acres
De fuegos de volcanes
Dispersados en grandes llamaradas
¿Quién habitaba esa música de fuego?
¿Quién regaba con lava sus entrañas?
¿Formaban ya las llamas
Las siluetas eternas
De Beethoven o Mozart?
¿Nunca sabremos con certeza nada?
Creo que sí estaban
Lo mismo Leonardo
Sócrates o Confucio
Los astrólogos mayas
El hombre de Atapuerca
Abraham y el diluvio
Y Cristo sobre el cielo
O dormido en la barca
Estábamos ya todos
Envueltos en misterio
Aún al lado del tiempo
En espíritu y magia,
Todos allí reíamos
Sentíamos ya todos
Todos allí penábamos
Buscábamos los goces
Luchábamos por algo
Mirábamos al cielo
Con ojos de esperanza
Sentíamos muy dentro
La voz de LA PALABRA

 

Ramón