palabraypoesiarfdez

Artículos literarios y poesía


14 comentarios

ARMAGEDÓN

ARMAGEDÓN

 

 

Armagedón,

¿Espantas o liberas?

Certidumbre casual,

Caos incierto,

¿Cuándo quedará libre, al fin, la libertad?

 

Con el gesto taimado

Mezcla de soberbia y burla,

De miedo y espanto,

Presa de paradigmas de insolencia,

Provocas carcajadas histriónicas,

Lúbricas borracheras

Infectas de fuegos fatuos e información soez.

 

O, quizás,

Armagedón bondadoso

 De esperada justicia,

Con atisbos de fe.

 

O, quizás,

 Armagedón inútil y fatal

Ruin en su destino de insaciable poder

Escatimando luz bien y verdad.

 

Boca de dentellada

Incógnita alevosa

Espanto

Yunque de fuego

Fragua de hielo

Fauces devoradoras

De sonrisas y cuerpos

De conciencias y sueños

 

Irrespirable atmósfera

Con hedor putrefacto

De políticos muertos

 

Quizás,

En un rincón oscuro

Algún vago recuerdo

De personas de luto

Colmadas por el duelo

Que mantuvieron firme su conciencia.

 

Y ahora, que tocan a rebato,

¿dónde está el fuego?

Entre montañas negras  de  escombros apagados

 

Solo hollín, negro tizne de almas contaminadas

Sin vida, sin muerte, sin luz,

Por la soberbia,

Condenadas.

 

 

R.F.

 


2 comentarios

QUIÉN TE HARÁ LIBRE

QUIÉN TE HARÁ LIBRE

 

 

Quien te hará libre, libertad

De cabellera blanca,

 De presidio y tormento

Injusta

 Condenada a la negación

 

Grilletes planetarios

Cepos cósmicos

Te tienen bien guardada

Para el mejor postor

En el gigante supermercado ultramarino

De estrafalaria libertad virtual

 

 

 

R.F.

 


11 comentarios

LOCURA

LOCURA

 

 

Degusté sin querer la esencia pura

del ser que me enloquece y enamora,

la más bella mujer que  en buena hora

se hizo dueña de mi alma y mi cordura.

 

Pulsión irrepetible y tentadora,

fruta de la  pasión dulce y madura,

enfermo de arrebato y de locura

que me retiene prisionero ahora.

 

Vendí mi mayor bien, mi libertad;

pues dejé echada mi fortuna y suerte,

al buen Dios me encomiendo, a su bondad.

 

Mi vida por  amor late y palpita,

no me apena la angustia ni la muerte,

a  la muerte el amor la resucita.

 

 

R.F.